Historia Allen


Primeros asentamientos rurales

Al igual que el resto de la Patagonia, las tierras que hoy forman parte de Allen fueron incorporadas al dominio argentino a fines del siglo XIX con la Conquista del Desierto. En los primeros años del siglo XX ya existían en la zona dos poblados que hoy son los más importantes del Alto Valle: Neuquén y General Roca, a 20 y 25 kilómetros respectivamente de la actual Allen. Los primeros pobladores llegan como consecuencia de movimientos militares provenientes de Mendoza y Buenos Aires, destinados a proteger los territorios ante un potencial conflicto armado con Chile, ya que los precarios acuerdos limítrofes entre Chile y la Argentina habían llevado a ambos países a una crisis diplomática que luego se resolvería pacíficamente.
El primer propietario fue Tomás Maza, un criador de mulas cuyo principal cliente era justamente el Ejército Argentino; como no abundaba el dinero en efectivo, se resolvió abonarle sus servicios con 200 hectáreas cercanas al río Negro y entre los poblados previamente mencionados. Junto a Maza se instalaron también otros integrantes de las milicias como parte de una extensión de la Colonia General Roca; no obstante, los asentamientos eran precarios, y no podían considerarse definitivos. Pronto llegaron también los primeros inmigrantes, italianos y españoles en su mayoría. Estos pioneros debieron sortear condiciones climáticas realmente arduas, la soledad y aislamiento. La composición de la población se mantuvo desde aquel entonces, estando compuesta Allen principalmente por descendientes de aquellos primeros inmigrantes italianos, españoles, chilenos, franceses y alemanes.

2
Busto de P. Piñeiro Sorondo, fundador de la localidad.
La "lejanía" con la ciudad de General Roca y la desconexión con Buenos Aires acarreaba numerosos inconvenientes para los primeros pobladores, quienes debían trasladarse durante casi un día por caminos solitarios hasta Roca para poder cumplimentar los trámites de tenencia de las tierras. Muchos perdieron sus tierras por evitar estos trajines, y se observa en 1930 una muy desigual distribución de tierras. La construcción del ferrocarril Bahía Blanca - Zapala, brindó a la zona una conexión estable, y atrajo a los primeros forjadores del lugar. Entre estos pioneros se encontraban los hermanos Piñeiro Sorondo, quienes tenían excelentes vínculos con la élite que dirigía la Nación y a la postre serían los artífices del desarrollo local. Antes de encarar decididamente la fundación del pueblo, ambos hermanos llevaron adelante una finca sobre la cual se desarrolló luego la bodega más importante de la región, una estación meteorológica y una estación experimental de vitivinicultura.

La fundación del pueblo

Previo a la fundación de Allen se estableció cercano al lugar pero a menor distancia del río Negro el poblado de Guerrico. El Gobierno Nacional se mostraba predispuesto a entregar tierras en el lugar y formar una colonia estable, sin embargo, como todavía no se habían realizado las obras de retención en los ríos Limay y Neuquén, la creciente de 1899 devastó la incipiente villa. Patricio Piñeiro Sorondo estaba decidido a erigir un pueblo allí, por lo que con la ayuda de Gregorio Maza —gran conocedor de la zona— resolvieron encontrar el lugar más apropiado. El futuro poblado de Allen estaba asentado sobre una elevación del terreno, según el ingeniero Severini:
Allen representa algo así como una enorme tortuga que está sobre los terrenos del Valle
4
3
Andén de la antigua estación de trenes
Este hecho fue el que impulsó a la elección del terreno como el nuevo pueblo, abandonando definitivamente la idea de la reconstrucción de Guerrico. En 1909 comenzarían los trámites para la instalación de una estación de ferrocarril, la empresa Ferrocarriles del Sud recibió los terrenos para la nueva estación y para la construcción de elevadores de granos. El 20 de marzo de 1910 se inauguró al público la estación de ferrocarril Allen, que pronto adquiriría más comodidades e instalaciones como oficinas de espera, un embarcadero de animales y obras para el tráfico de fruta, todo en menos de una década; esta seguidilla de obras otorgó a Allen un considerable movimiento económico.
La fundación del pueblo ocurrió poco tiempo después de la estación, sin embargo, los trámites se habían iniciado un año antes, con la petición de los colonos de la creación de un pueblo en el kilómetro 1172 del Ferrocarril del Sud a la Dirección General de Tierras y Colonias. El Presidente José Figueroa Alcorta autorizó el mismo mediante decreto del 16 de julio de 1909, el decreto asignaba una suma máxima para las tareas de mensura y exploraciones en los lotes rurales 43, 44, a, b, c, 55, 56 y 57. La fecha de aprobación de la mensura realizada por el ingeniero Quesnel fue decretada el 29 de septiembre de 1910; un hecho curioso es que el decreto obligaba al asentamiento de casas de material, por lo cual Allen fue el único asentamiento del lugar sin ranchos. No obstante, en la tradición quedó como fecha de fundación el 25 de mayo del mismo año, fecha que tenía una significación especial por haberse cumplido el centenario del primer Gobierno Patrio que coronó la Revolución de Mayo. El 25 de mayo un grupo de colonos y autoridades había procedido de facto a la subdivisión de tierras con un sencillo acto alrededor del campamento de la Dirección de Tierras y Colonias. Dicha fecha fue refrendada cuando 25 años más tarde el municipio decidió entregar medallas de oro a los primeros pobladores. En el decreto fundacional, también se reservaron algunas parcelas para la construcción de edificios públicos, como la estafeta postal, que fue inaugurada ese mismo año.

La región del Alto Valle del Río Negro y del Neuquén fue un área de frontera Interna hasta fines del siglo XIX, pero tuvo un cambio social y productivo a partir de su integración al resto del país. Los primeros asentamientos en la desembocadura del Río Negro dieron paso a fundaciones aguas arriba del río y solo después de la expedición del Gral. Roca se pudo ocupar la isla de Choele Choel, defendida tenazmente por los indígenas por ser punto clave en el camino de los arreos de ganado que llevaban a Chile.
La decisión política de impulsar el avance de las fundaciones en esta zona correspondía al auge creciente del comercio internacional relacionado con el nuevo esquema económico. Nuestro país se incorporo al mercado mundial, abasteciendo a los países industrializados con los bienes primarios de bajo costo y creciente demanda en los mercados europeos, como carme, trigo, etc. A partir de 1890, los productos agrícolas argentinos irrumpen en el mercado internacional y aumentan los saldos comerciales positivos. El cambio en la explotación de la tierra hace necesario aumentar las áreas de cultivos y así deciden que estas tierras al sur del Colorado, sean incorporadas al proceso productivo.
Los asentamientos indígenas, después de las campañas militares, quedaron dispersos en la meseta rionegrina y en los valles cordilleranos. Los que no murieron y se rindieron a las tropas militares, fueron trasladados como sirvientes a Buenos Aires, llevados a la isla Martín García o a la zona norte del país, especialmente al Chaco.
En el valle se levantaron cuatro fortines Chichinales, Gral. Roca, Primera división y Sargento Vidal.
DEMOGRAFÍA- ÚLTIMO CENSO DEL INDEC 2010

El municipio de Allen tiene 8 aglomeraciones de población: la aglomeración principal (ciudad de Allen) y 7 barrios rurales. Además existe un porcentaje importante de población dispersa.
Los resultados definitivos del censo 2010 arrojaron que el municipio posee 27 433  habitantes.13 Este dato incluye los barrios rurales alejados de la aglomeración principal. La tasa de crecimiento demográfico resultante es 0,56%.
A continuación se muestra una tabla con los resultados del censo 2001 y algunos otros indicadores.14 15

UBICACIÓN

Las coordenadas geográficas del centro de la ciudad son 38°59′40″S 67°49′40″O

Está ubicada dentro del Alto Valle del río Negro y comparte su realidad física y social. El municipo se desarrolla desde la margen izquierda (norte) del río Negro a 16 km de la confluencia.

El centro de la ciudad se ubica a 6 km al norte de la costa del río y muy próxima al borde de la meseta (conocida regionalmente como barda) que limita al valle por el norte.

Las distancias a las ciudades más cercanas son:

Hacia el este:

    General Roca (80000 hab) → 25 km

Hacia el Oeste:

    General Fernández Oro (7000 hab) → 8 km
    Cipolletti (75000 hab) → 16 km
    Ciudad de Neuquén (200000 hab) → 20 km